10 Trucos para mantenerte en forma en Navidad

1039 Visualizaciones |  Like
trucos_navidad

Imagen: Kaboompics

Ya estamos metidas de lleno en la vorágine pre-navidad: cenas, comidas y todo tipo de celebraciones copiosas con amigos, familiares y compañeros de trabajo. ¡Y aún no han empezado las celebraciones de verdad! Aquí te proponemos algunos trucos muy prácticos mantenerte en forma en Navidad, que puedes poner marcha desde hoy hasta el final de las fiestas.

1. Mantén la mentalidad de comer sano y ligero pese a las fiestas. Si cocinas tú, elige un menú de 3 o 4 platos (entrante, primero, segundo y postre) y evita el típico picoteo inicial de fritos, embutidos etc. o sustitúyelo por algo de marisco (berberechos al natural, gambas, langostinos…) aligerando las salsas típicas (mayonesa, salsa rosa…) con leche desnatada, o añadiendo yogur y ralladura de limón a la mayonesa, o cambiándolas por vinagretas salsas de limón o guacamole casero. Si buscas inspiración mira el menú navideño que te proponemos: delicioso y saludable.

2. Elige bien. Si comes fuera, para el primer plato evita las elecciones más calóricas a base de arroz o pasta o fritos y opta por platos basados en verduras, hortalizas, ensaladas o un caldo sin grasa.. Y de segundo siempre puedes recurrir al pescado al horno o la carne magra. A ser posible evita las salsas, y las guarniciones fritas. De postre elige la fruta, el yogur o tómate directamente un café, té o infusión. No es solo un tema de kilos, sino de no sentirte super pesada y arrepentida después.

3. No llegues con hambre, esta es la regla n. 1 porque no podrás resistir la tentación y si ya es difícil tener fuerza de voluntad en estas situaciones, con hambre resulta casi imposible. Antes de ir bebe varios vasos de agua y tómate algo ligero y saciante (yogur, fruta, un caldo desgrasado, un puñado de frutos secos…). Saltarse comidas tampoco ayuda, porque tendrás más hambre después.

4. Sé consciente con la comida. Es muy fácil dejarse llevar y comer sin pensar, lo que te llevará a comer en exceso. Elige de forma consciente lo que comes, intentando optar por lo más saludable, y controlando las porciones y sobre todo estate atenta a las señales de tu cuerpo y come despacio y masticando bien.

5. Vigila la bebida. Para beber, siempre es mejor el agua, pero, ¿quién puede sobrevivir unas Navidades sólo a base de agua? Si no eres una de esas heroínas, no te preocupes, la gran mayoría tampoco lo somos. Evita los refrescos azucarados y con gas ( no hace falta nombres no?) y opta por el vino tinto (al parecer tiene menos azúcares que el blanco) o la cerveza (si es artesana, mejor) en lugar de cócteles y combinados. Y siempre con moderación, y tomando todo el agua que puedas entre medio. Te ayudará a beber menos y a reducir la resaca posterior.

6. Complementos antigrasa. Si no puedes o no te apetece privarte de una copiosa comida (un día es un día) puedes pedir asesoramiento en tu farmacia o parafarmacia sobre los complementos naturales  que ayudan a bloquear la absorción de grasas.

7. Compensa los excesos comiendo ligero y saludable el resto de comidas del día y también los días en los que no tengas compromisos. No te lleves sobras a casa a menos que sea comida ligera, eso te ayudará a cumplir este punto más fácilmente.

8. Mantén tu rutina de ejercicios habitual, y si no te resulta posible sustitúyelo por 20 minutos de ejercicio en casa. Sólo necesitas conexión a internet y ropa deportiva. Encontrarás un montón de vídeos de ejercicios gratuitos y fáciles por profesionales. Para empezar puedes probar algunos de nuestros favoritos aquí. Una buena idea es hacer tus ejercicios nada más levantarte, así te aseguras de que nada se interpondrá después.

9. Mantente activa. Prueba cosas nuevas estas navidad, una nueva clase en el gimnasio, una excursión en la naturaleza, subir una montaña, dar largos paseos en bici o a pie o apuntarte con unas amigas a correr la San silvestre. Cualquier actividad que implique dejar de comer, levantarse del sofá y hacer un poco de ejercicio servirá.

10. Diviértete y disfruta. Seamos realistas, es imposible pasarse todas las fiestas intentando refrenarse con la comida y además nadie quiere pasarse las fiestas amargada. Date algunos caprichos, elige lo que más te guste y disfrútalo sin remordimientos. Simplemente intenta moderarte en las cantidades y en el número de caprichos.

Share the love

¿Te ha gustado? iAyúdanos a compartirlo!

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo: