¿Cansados, sin ganas, rutinario…? Cómo mantener la motivación en el trabajo

366 Visualizaciones |  Like
adult-2449725_1280

Por Gonzalo Martínez de Miguel, director de Infova

En el trabajo como en la vida, hay momentos en los que uno se siente motivado y con ganas. Sin embargo, en otras ocasiones es difícil mantener la ilusión por la profesión que uno tiene y encontrarle el sentido al día a día laboral. Y es que la motivación para desempeñar un empleo se comporta como una especie de montaña rusa, en la que a veces estás arriba y otras veces estás abajo. Y esto es algo que puede ocurrir incluso a las personas que realizan el trabajo con el que siempre han soñado, que siempre ha sido su vocación.

Y es que la motivación es el motor que nos impulsa a desempeñar una función con ganas e ilusión, pero como cualquier otro motor, no puede estar siempre funcionando a pleno rendimiento. Por ello es normal tener momentos de desmotivación, el problema es que esta situación se convierta en una constante, más si se tiene en cuenta la cantidad de horas al día, que pasamos en el trabajo y que una tarea que se realiza desde siempre con las mínimas ganas, acaba no sirviendo para nada.

Por este motivo ante el “virus de la motivación” considero que hay que poner en marcha una serie de estrategias. Así, cuando aparezca, nos puede afectar lo menos posible y podamos darle la vuelta a la situación.

Elegir el nivel de motivación

La primera de ellas es que debemos ser conscientes de que, en gran medida, el nivel de motivación puede elegirse. Como con el resto de nuestras actitudes, podemos elegir como afrontar una situación. Y es que a pesar de que muchos piensen que el ánimo está determinado por las circunstancias, por complicada que sea una realidad siempre se tiene el poder de decidir con que ganas nos enfrentamos a ella.

Aceptar que hay días buenos y malos

Por otro lado también debes permitirte estar bajo de entusiasmo, siempre y cuando se tengan motivos, pero siempre intentando salir rápido de esa situación y recuperar las riendas de tu estado de ánimo. Otro consejo es que hay que aceptar que todo tiene luces y tiene sombras. Si esperamos que en nuestra vida laboral todo sea perfecto, es muy probable que aparezca la frustración.

notebook-2386034_1280
purchase-3090836_1280

Ante todo, positivismo

Uno de los puntos más importantes es centrarse en recordar aquello que se tiene y poner énfasis a todo lo que si te funciona en otros aspectos de la vida, lo que te hace feliz y se puede agradecer. Pero todo ello debe hacerse mientras se sigue luchando por alcanzar tus metas. Y siempre tratando de estar y apostar por el buen humor y rodeándote de gente positiva.

Desconectar

Por último, no debes olvidar que es muy necesario cuidarse. Y es que es complicado mantener la motivación, cuando uno siempre se siente cansado. Por ello cuida tu alimentación, trata de moverte o de hacer ejercicio, descansa y sobre todo cuando estés fuera de la oficina desconecta. Busca ayudarte a ti mismo, creando un entorno que favorezca el optimismo y el bienestar, porqué así todo resultará más fácil.

Share the love

¿Te ha gustado? iAyúdanos a compartirlo!

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo: