Cómo gestionar emocionalmente la navidad

867 Visualizaciones |  Like
como-gestionar-la-navidad

Corine Vladut,  imagen: unsplash

Antes de nada, queremos presentaros a Corine Vladut, nuestra colaboradora y autora de este artículo. Corina es psicóloga cognitiva-conductual, con experiencia en investigación científica en el campo de la regulación emocional, la gestión del estrés y el comportamiento saludable. . Además es una entusiasta de la tecnología y el diseño centrado en la experiencia de usuario. Escribe sobre salud mental, cambios de conducta, bienestar y felicidad. Puedes saber más sobre Corine aquí.

“Fum, fum, fum” y “ding, dong, ding”, la navidad ya está aquí. Puedes ver las señales por toda Barcelona: las luces de las calles, la magia de los mercados navideños, las prisas de la gente buscando regalos, las voces de los niños cantando en la radio, el murmullo de la ciudad.

Para la mayoría de nosotros, la navidad comienza unas semanas antes. Intentamos organizar cenas, hacemos planes para visitar a familia y amigos, hacemos reservas, pensamos en los regalos que tenemos que comprar, preparamos la casa para recibir visitas etc. La navidad trae alegría y emoción, pero también puede traer ajetreo, preocupación y estrés. Intentar crear la navidad perfecta, o encontrar los regalos perfectos o satisfacer a todo el mundo no sólo es poco realista sino innecesario.

Lo hemos oído con anterioridad, todos los consejos diciéndonos que nos rodeemos de gente positiva, mantener la calma, planear con antelación, meditar. Pero aun así nos seguimos perdiendo entre las preocupaciones durante esta época del año. “¿Qué pasa si mis padres dicen algo que no le gusta a mi pareja? ¿Y si a mis amigos no les gusta mi comida? ¿Y no encuentro regalos magníficos a tiempo? La lista de preguntas continua con un sinfín de “y si”, un montón de asunciones que tienen el poder de transformar nuestra feliz navidad en unas fiestas estresantes incluso antes de haber empezado.

como-gestionar-la-navidad-2

imagen: unsplash

Así que una cuestión que viene a la cabeza: ¿No nos estamos saboteando nosotras mismas?

¿No recordamos las épocas felices, o cuando las vivíamos felices y en calma  junto a nuestras familias? Claro que lo hacemos. Pero cuando las cosas empiezan a descontrolarse, cuando empiezas a preocuparte, tener unas navidades tranquilas parece no ser ya una opción.

¿Pero cómo puedes gestionar emocionalmente la navidad? Ya lo sabes, todos esos pequeños trucos sobre positivismo y calma realmente funcionan. Pero si no estás al tanto de la tendencia creciente del movimiento Mindfulness, aquí tienes algunos pequeños trucos navideños para gestionar tus emociones y mantenerte positiva.

Prueba con la gratitud

¿Qué mejor fiesta y contexto para que practiques la gratitud que las navidades, la fiesta para juntarse y ser amables los unos con los otros? Y la gratitud realmente funciona. A nivel biológico dispara en el cerebro los neurotransmisores de la felicidad, la dopamina y serotonina. Y lo mejor de todo es que sólo pensando en cosas por las que estar agradecida, el cerebro inicia una búsqueda que focaliza en las cosas positivas de tu vida y mejora tu estado de ánimo.

Vigila tus expectativas

¿Preocupada de la cena perfecta, los regalos perfectos, no decepcionar a tu familia, hijos, amigos? Para ser sinceras, el perfeccionismo no es la mejor forma de gestionar el estrés navideño, ni de lejos. Intenta rebajar tus expectativas.

Veamos un ejemplo:

Si tuviste una mala experiencia las pasadas navidades, seguramente esperarás que ocurra más o menos lo mismo este año, ¿verdad? Aprendemos de las experiencias pasadas y creemos que las experiencias se repiten, pero la psicología cognitiva nos dice que estamos equivocados. Al parecer se trata de un sesgo de confirmación (puedes hacer clic aquí para más info)

Ser conscientes de esto es el primer paso para mantener la calma. Intenta pensar qué es diferente en esta situación particular y no crees expectaciones en concordancia con las anteriores.

Sé consciente de tus pensamientos

En general, una cosa que puedes hacer es simplemente ser consciente cuando un pensamiento estresante cruza tu mente y “cogerlo”. Luego déjalo marchar. Intenta no poner foco en ese pensamiento porque recrearte en el pensamiento estresante incrementará la ansiedad.

Cambia el exterior

¿A quién no le gusta decorar? A veces, cuando parece difícil dejar de preocuparse y cambiarlo desde dentro, puedes cambiar lo que te rodea. Por ejemplo tomarte unos días de descanso en la montaña – sabemos que te lo has ganado- o redecorar tu propia casa. Quizás las navidades son un buen momento para comenzar el cambio, ¿por qué esperar al año que viene? Desde lo que comes a cómo luce tu casa – puedes comenzar por hacer algunos snacks sanos, o colgar algunas imágenes con frases de motivación o hacerlas tú misma y ponerlas por toda la casa.

Ah, un último truco antes de acabar: Sonríe. Puede hacerte más feliz y parecerás más exitosa, inteligente, atractiva y sensible. No hace falta que me tomes la palabra, mira tú misma el estudio.

Share the love

¿Te ha gustado? iAyúdanos a compartirlo!

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo: