¿Cómo hacer frente a los propósitos de cada año?

 Like
three-women-s-doing-exercises-863977

Por Oriol Lugo, Doctor en psicología de Owl Institute.

Ya estamos en 2020 y los coches no vuelan, no hemos pisado Marte, ni tampoco hemos logrado muchos de los propósitos que nos marcamos en 2019. ¿Dónde está esa rutina para estar en forma en el gimnasio? ¿En qué quedó esa dieta rica en frutas y vegetales? ¿Y esas clases de idiomas, cómo van?

Bien, este 2020 vamos a hacer algo distinto a lo que quizás estás acostumbrado/a.

Sí, has leído bien. Lo que has estado haciendo hasta el momento te ha llevado a la situación actual. Es por esta razón que para cumplir los propósitos de este año debemos hacer algo distinto.

¿Pero qué podemos hacer?

Sigue leyendo y te vamos a dar las diez claves para poder hacer frente a los propósitos que te hayas planteado recientemente.

– En primer lugar, pregúntate lo que “sí quieres”, no lo que no deseas. Hay personas que afirman: “este 2020 no quiero estar con personas tóxicas”. El problema con este objetivo es que está orientado hacia lo negativo. Mejor plantéate: “este 2020 quiero estar con personas sanas y positivas”.

– En segunda posición, define bien lo que quieres. No es lo mismo decir quiero ser más rico/a, que decir quiero ganar 100€, 500€, 1000€ o 5000€ euros más. ¿Qué es lo que realmente deseas? Sí, quieres obtener cualquier mejora en tu vida debes ser específico.

– El tercer elemento clave es poder establecer un plan, con pequeños objetivos que sean medibles. Por ejemplo, si deseas adelgazar 10kg, deberás hacerte un programa semanal y mensual en el que marcarás cuanto vas a adelgazar. Por ejemplo, es más fácil lograrlo si desmenuzas tu meta, pongamos el caso de 250 gramos a la semana, que al final equivale a 1 kg al mes. También sé realista y establece metas que puedas cumplir. Reducir 10 kg en 1 mes no es realista ni sano.

pen-calendar-to-do-checklist-3243

– El cuarto punto hace referencia a la fuerza de voluntad y al entorno. La fuerza de voluntad es limitada, así que mejor que te rodees de personas que ya hayan logrado lo que tu persigues y que te den ánimos. Si sales a correr con personas que ya están corriendo habitualmente, te será mucho más motivador que si sales solo/a a correr.

– El quinto elemento trata sobre los hábitos. Si vas a marcarte metas, piensa en términos de proceso. Cuando queremos lograr un objetivo lo queremos de inmediato. Pero si lo contemplas como un camino o un viaje será más llevadero. Para ello establece hábitos. Coge tu agenda y anota qué días vas a ir a clase de inglés, francés o alemán.

– El sexto concepto es el de los refuerzos. Necesitas un estímulo que te ayude a seguir avanzando. De pequeños/as estaban nuestros padres o aquel entrenador/a que nos recordaban que lo estábamos haciendo bien. Ahora también podemos generar auto refuerzos. Puedes decirte lo bien que lo estás realizando, o comprarte tu bebida favorita, ver una serie o llamar a un amigo/a cada vez que cumplas con tus rutinas.

– El séptimo punto es el de darse permiso para fallar y volver a intentarlo. La gran mayoría de las personas que se apuntan el 1 de enero al gimnasio, lo dejan el 31 de enero. Si este es tu caso, recuerda que tienes aún más de 300 días para seguir intentándolo. Puedes renunciar temporalmente, pero uno abandona cuando ya no lo vuelve a intentar nunca más.

– El octavo elemento sería el de encontrar un sentido. ¿Cuál es tu “para qué”? Si tienes un buen motivo para cumplir con esa meta será más difícil que abandones. Te has matriculado en un nuevo curso porque quieres quizás mejorar tu nivel económico, hacer relaciones, o montar en un futuro tu propio proyecto… No olvides tus motivos.

adult-bowl-brunette-eat-1153371

– El noveno consejo trata sobre no comprar tus excusas. Habrá días malos, días en los que llueva, te duela la espalda, te llame un amigo/a para quedar… Al final en la vida nos contamos dos historias. El relato de porque no hicimos lo que dijimos que íbamos a hacer, o el relato de como superaste aquello que te estaba frenando.

– El décimo elemento y, no por ser el último, el menos importante, dice así: sigue teniendo fe. Hay personas que ya no se plantean nuevos propósitos porque creen que no lo van a lograr. Si en algún momento has tenido un pensamiento así, recuerda que sólo necesitas volver a intentarlo una vez más. A veces, estamos a sólo un pensamiento, una emoción o una acción de transformar nuestras vidas.

Que este 2020 sea un año diferente, lleno de nuevas experiencias que enriquezcan tu vida. Porque cada año cuenta, al igual que cada día es una nueva oportunidad.

Share the love

¿Te ha gustado? iAyúdanos a compartirlo!

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo: