10 factores que hacen comer de más

1803 Visualizaciones |  Like
Factores que hacen comer de más

A nadie le gusta comer de más. Y no sólo porque puede llevar a problemas de peso y salud, sino porque cuando comemos de más nos sentimos pesados, hinchados y con poca energía. Pero, muchas veces, comemos de más sin ser siquiera conscientes de ello. Nuestra colaboradora Gemma Morales, nutricionista, nos da las claves para solucionarlo. Aquí os dejamos con la lista de los 10 factores que hacen comer de más para ser más conscientes y aprender a evitarlo.

1. Demasiada variedad en el plato
Es cierto que la dieta ha de ser variada y equilibrada, pero hay que tener cuidado en no mezclar demasiados alimentos en una misma comida, porque es mucho más probable que nos excedamos. Picar un poco de esto, otro poco de aquello… y al final, un poco de muchos hacen un plato de muchas calorías. Demasiada variedad alimenta el apetito, y tardas más en saciarte, así que evita el picoteo y los platos muy variados.

2. Picar mientras preparas la comida
Llegas a casa y, mientras preparas la cena, le das un pellizco a la barra de pan. Abres la nevera para buscar los huevos al ver el queso, te cortas un cachito…Y sin darte cuenta, estás comiendo muchos más alimentos de los que deberías. Para evitarlo, al llegar a casa tómate un caldo de verduras caliente o una infusión, y luego empieza a cocinar.

3. Ensaladas ‘todo vale’
Las ensaladas son muy saludables y combinan muy bien con casi todos los alimentos. Por esta razón, muchas veces, las ensaladas acaban siendo un cajón de sastre, donde hay de todo menos verde… ¡Cuidado con las ensaladas, muchas de ellas pueden llegar a ser muy calóricas!

4. Comer viendo la tele
Muchos estudios han demostrado que comer mientras vemos la tele, leemos, o estamos enganchados al móvil, provocan que comamos más cantidad sin ser realmente conscientes de ello. Así que, a la hora de comer, concéntrate únicamente en una cosa: tu comida.

5. Raciones muy grandes
Seguro que al comer fuera (un restaurante, la casa de tu madre, tu suegra…) te habrá pasado varias veces que te sirven unas raciones demasiado grandes y te habrán dicho: ‘lo que no quieras no te lo comas’. Pero al final de la comida, no sabes cómo, te has zampado todo el plato. Pide que te sirvan menos cantidad, para un buen comedor es difícil dejar comida en el plato.

6. No hay nada en la nevera
Tener la nevera vacía hace que acabes comiendo “cualquier cosa”, que, en el mejor de los casos, acaba siendo un bocadillo. Para seguir una buena alimentación hay que programar la compra y tener la nevera llena de los alimentos apropiados.

7. Snacks y dulces en la despensa
Los alimentos ‘prohibidos’ en la despensa, facilitan que pequemos en momentos ‘de debilidad’. Es probable que no bajes a comprar una bolsa de patatas fritas, pero si la tienes a mano, es posible que te la acabes comiendo. Nuestro cerebro es experto en ‘engañarnos’, y tras un debate interior, claudicamos encontrando una explicación razonable como: ‘hoy he tenido un mal día en el trabajo’, o ‘total por un día…’

8. Vajillas muy grandes
Parece increíble pero cuanto más grande sea tu vajilla, más comes. Si pones una ración normal de comida en un plato muy grande, te dará la sensación de que te has servido poco y que pasarás hambre… Y si pones esa misma cantidad en un plato pequeño, tendrás la sensación que te has puesto mucha comida. La vista también influye a la hora de sentirnos saciados, y nos puede predisponer a tener más hambre o a saciarnos.

9. No escoger bien a los amigos para comer
Comer es un momento de relax, y más si quedas con amigos: charlas, disfrutas de la comida y la bebida… Por eso es muy importante escoger bien con quien vas a comer, especialmente si estás a dieta o cuidando mucho tu alimentación. Seguro que tienes amigos que tienden a comer y beber mucho y que te dirán que ‘la vida son dos días y hay que disfrutar, y que por un día no pasa nada’. Son de esos amigos que te harán saltarte la dieta. Y seguro que también tendrás otros amigos que se cuidan mucho y que siempre están mirando lo que comen. Con ellos te será más fácil cuidarte.

10. Comer muy rápido
La leptina (hormona de la saciedad), tarda unos 20 minutos en enviar el mensaje al cerebro de que ya estás lleno. Cuando comes muy rápido ingieres más comida porque al cerebro no le da tiempo de saber que la comida que ya has comido, te ha saciado, y necesitarás más comida para sentirte lleno.

Share the love

¿Te ha gustado? iAyúdanos a compartirlo!

Ebook Comer sano sin excusas

EMPIEZA YA A COMER SANO 

EN 5 SENCILLOS PASOS

Con nuestra guía,  ‘COMER SANO SIN EXCUSAS’.

Incluye todo lo que necesitas para cambiar de hábitos:

Una metodología sencilla, herramientas y mucha inspiración.

 

Share the love

¿Te ha gustado? iAyúdanos a compartirlo!

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo: