Métodos anticonceptivos ¿Cuál es el más adecuado para mi?

1837 Visualizaciones |  Like
Métodos anticonceptivos

Imagen: Picjumbo

Hace unas semanas me llamó la atención un artículo, sobre el tradicional ‘método ogino’ o del calendario, y cómo se está poniendo de moda de nuevo en EEUU, entre las mujeres que buscan una alternativa más natural a la pildora y los métodos habituales. Así que le hemos pedido a Sofia Fournier, ginécologa y superbloguera de unamamiquesemima, que nos explique los distintos métodos anticonceptivos y si el calendario puede ser realmente uno de ellos.

Pero primero, conoce un poco más  a Sofia en su primera colaboración con BeHealthy.

unamamiquesemima

Imagen: Sofia Fournier

Me llamo Sofía Fournier Fisas, tengo 36 años, soy de Barcelona y soy ginecóloga. Tengo dos hijos pequeños de 4 y 6 años. A nivel profesional me dedico a la obstetricia de alto riesgo y al diagnóstico prenatal. Trabajo en Salut de la Dona Dexeus, en el Hospital Universitario Quirón Dexeus, desde el año 2004. Me siento orgullosa de trabajar en un centro pionero en la obstetricia moderna en España, una clínica en la que me siento como en casa (aquí he nacido yo y también lo han hecho mis dos hijos). Soy una enamorada de mitrabajo, pero además de mi profesión tengo otras pasiones: mis hijos, el deporte, la vida sana, la moda, la decoración, el mundo 2.0 y viajar. Compaginarlo todo hoy en día es un poco complicado, mis hijos son aún muy pequeños, mi trabajo exige una dedicación muy alta, con horarios

complejos y en ocasiones intempestivos y encontrar tiempo para mis otras aficiones a veces supone una verdadera odisea. Quizás por esto me he decidido a escribir un blog (www.unamamiquesemima.com), para intentar transmitir desde mi experiencia profesional y personal cómo se puede combinar en nuestro ritmo de vida actual la maternidad, una profesión apasionante y el cuidar el cuerpo y el alma. Además, estoy formándome en el mundo digital, cursando un máster de community management en ISDI-internetAcademi, pues creo firmemente que el futuro de los profesionales sanitarios pasa por un buen posicionamiento on-line. Ferviente defensora de la importancia de crearnos una identidad digital coherente, antes de que otros nos la creen por nosotros. Intenando aprender día a día del mundo de #eHealth y #mHealth.

Los distintos métodos anticonceptivos

Con este post espero aclararos un poco las dudas que podéis tener acerca de qué métodos anticonceptivos utilizar, y cuál puede ser el más adecuado para cada caso. Es un tema que hablaréis seguro con vuestro ginecólogo, y vale la pena que en ese momento seáis capaces de exponerle todas vuestras dudas y necesidades.

Para la elección de un anticonceptivo será importante tener en cuenta diferentes factores: ¿estás dando el pecho? ¿Querrás tardar mucho o poco en buscar un embarazo? ¿Estás contenta con el método que utilizas? ¿Tienes algún factor de riesgo para poder utilizar alguno de los métodos que existen? Poniendo todos estos factores encima de la mesa, y valorando los pros y contras de cada uno de los métodos, seguro que al final encuentras el que mejor se adapta a ti.

Si habéis dado a luz recientemente, lo primero que tenéis que saber es que la lactancia materna no funciona como método anticonceptivo, olvidad esa leyenda urbana de que si estás dando el pecho no te puedes quedar embarazada, porque no es verdad! Con lactancia materna exclusiva es cierto que las reglas suelen ser más irregulares o incluso puede que no tengas la regla, pero no estás 100% cubierta ante un nuevo embarazo. Así, si no queréis “sustos” innecesarios (imagino que no os haría especial ilusión quedaros embarazadas con un bebecito de dos o tres meses), tendréis que pensar qué método anticonceptivo queréis usar. Empezamos:

  • Preservativo: método de barrera, que además de proteger frente al embarazo protege también frente a enfermedades de transmisión sexual. Ideal para las mujeres sin pareja estable. Después de un embarazo es muy buena opción para las mamás que están dando el pecho o para las que no pueden utilizar métodos hormonales por diferentes motivos.
  • DIU: dispositivo intrauterino. Es un método ideal para la mujer que quiere tardar un tiempo en quedarse embarazada o para aquella que incluso “a priori” no querrá tener hijos (pero que nunca se sabe). El DIU se coloca en consulta, la colocación puede ser un poco molesta pero se tolera perfectamente. Una vez puesto, dura 5 años. Resumiéndolo mucho, hay básicamente dos tipos de DIU: el clásico DIU de cobre de toda la vida y otro que libera una hormona llamada levonorgestrel (parecida a la progesterona) de forma continuada durante 5 años. Este último se llama Mirena®, y tiene la propiedad de que además de ser anticonceptivo disminuye muchísimo el sangrado menstrual. De hecho, durante los 3-6 primeros meses puedes presentar un sangrado escaso e irregular, y a partir de entonces es muy probable que te quedes incluso casi sin regla. Yo lo llevo desde Diciembre y estoy feliz con él. ¿Contras? Puedes notar cierta labilidad emocional y mayor tendencia al acné, pero todo muy light, y el gustazo de no tener la regla supera cualquiera de estos pequeños peros.
    El DIU clásico tendrá otros contras: la regla será algo más larga, algo más dolorosa y algo más intensa. Así, si tus reglas son de las que ni te enteras, con el DIU estarás muy cómoda, pero si tenías reglas molestas y abundantes no te lo recomiendo como método anticonceptivo. Tanto el DIU clásico como el Mirena® lo puedes utilizar si estás dando el pecho. Lo ideal es colocarlos como mínimo 6 semanas después del parto, para darle tiempo al útero a que recupere su “tamaño habitual”.
  • Píldora: es un método anticonceptivo hormonal que resulta comodísimo si no eres despistada. Yo lo utilicé mucho tiempo antes de mis embarazos y me funcionaba fantástico. Con la píldora tus ciclos menstruales serán de “libro”: reglas puntuales, escasas y poco dolorosas. ¿Contras? No se recomienda en fumadoras mayores de 35 años o en mujeres con riesgo aumentado de trombosis. Además, puedes notar cierta disminución de la líbido. La píldora que contiene estrógenos y gestágenos (la que más se utiliza) no se puede tomar con lactancia materna. En el caso de que estés dando el pecho y quieras tomar la píldora deberás utilizar una píldora que contiene sólo gestágenos (progesterona), y la tomarás de forma continuada, sin descansar entre caja y caja, hasta que decidas dejar la lactancia. Esta píldora de sólo gestágenos funciona también muy bien, pero como hándicap: tus ciclos no serán tan perfectos como con la píldora que contiene estrógenos, puedes tener pérdidas de forma un poco irregular.
  • Anillo vaginal: es un método anticonceptivo hormonal, que contiene estrógenos y gestágenos. Por tanto, no se recomienda durante la lactancia materna. Se coloca de forma muy sencilla en la vagina y lo llevarás durante tres semanas, luego lo extraes y durante la semana de descanso tendrás la regla. Regula los ciclos igual que la píldora, y su principal ventaja frente a ésta es que la tasa de olvidos es mucho menor, sólo te has de acordar una vez al mes de ponértelo y una vez de sacártelo.
  • Parche anticonceptivo: Evra®: otro método anticonceptivo con estrógenos y gestágenos, igual que el anillo vaginal o la píldora clásica. Cada parche dura una semana, así que en un ciclo utilizas tres parches y luego una semana de descanso. ¿Ventajas? Menor tasa de olvidos que la píldora. ¿Inconvenientes? Igual te agobias por si se despega haciendo deporte, o bañándote, etc…Las pacientes que lo han probado son muy fans. Yo no os puedo dar mi opinión personal porque nunca lo he probado.
  • Implanon®: es una varilla subdérmica que libera de forma continuada durante tres años una hormona similar a la progesterona. Se coloca en consulta, mediante una mínima incisión tu ginecólogo te lo colocará en la cara interna del antebrazo. Para retirarlo, lo mismo, a través de una pequeña incisión y siempre en consulta. ¿Ventajas? Durante tres años estás cubierta a nivel anticonceptivo, olvidándote del tema. Los ciclos con implanon® es probable que se vuelvan irregulares e impredecibles, o que incluso lleguen a desaparecer. De hecho, uno de los peros de este método es que en ocasiones las pérdidas son irregulares, durante bastantes días e impredecibles. No está contraindicado durante la lactancia materna.
  • Por último os comento los dos métodos anticonceptivos irreversibles que existen para la mujer: la ligadura tubárica, que consiste en ligar las trompas de Falopio, y los dispositivos intratubáricos o Essure® (que son unos dispositivos metálicos que se colocan en el interior de las trompas y logran su olcusión permanente). La ligadura se realiza por laparoscopia (intervención quirúrgica que requiere anestesia general) o bien en el momento de la cesárea, y los dispositivos intratubáricos se colocan en consulta sin necesidad de anestesia.

Antes de acabar, os quería comentar el método Ogino o método del calendario. Debéis saber que no es un método de los considerados totalmente seguros, pero lo pueden utilizar mujeres con ciclos regulares y que no desean utilizar anticoncepción. ¿En qué consiste? En intentar no mantener relaciones los días fértiles del ciclo. Si tu ciclo es de 28 días, el día fértil del ciclo será el día 14 (contando desde el primer día de la regla). Para evitar embarazo, deberías ir con cuidado del día 11 al día 17 del ciclo, así es muy poco probable que te quedes embarazada. Durante la lactancia materna o en mujeres con ciclos irregulares este método es mucho más difícil de seguir, pues costará saber qué día es el día fértil del ciclo.

Pues hasta aquí toda la información que os quería transmitir sobre la anticoncepción. Como veis hay muchas opciones, así que os aconsejo que lo habléis bien con vuestra pareja y con vuestro ginecólogo antes de tomar una decisión. Como siempre, cualquier duda que podáis tener, encantada de ayudaros!

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo: