Cómo planificar la semana y sacarle el máximo partido

1307 Visualizaciones |  Like
planificar la semana y sacarle el máximo partido

De vuelta al trabajo, probablemente te estés preguntando cómo podrías apañartelas este año para ‘hacer más cosas’ o cómo organizarte mejor para que tu tiempo te cunda más y poder conseguir tus objetivos, metas, sueños… Así que hoy voy a compartir el método que utilizo para planificar la semana y sacarle el máximo partido, sin perder de vista mis objetivos a más largo plazo. Lo empecé a utilizar hace cosa de 1 año y medio cuando se comenzó a gestar en mi cabeza la idea de BeHealthy, pero no parecía ser capaz de materializarlo. El método no lo he inventado yo, es una adaptación del que utiliza Scott Dinsmore en Live Your Legend. Y es perfecto para utilizarlo en combinación con el método que ya explicamos sobre Cómo definir y lograr tus objetivos.

Lo primero que necesitas hacer, antes de comenzar, es encontrar un hueco de entre 30 a 45 minutos para dedicarlo a planificar la semana. Puede ser el domingo, o el lunes a primera hora, antes de empezar a trabajar, por ej., pero asegúrate de hacerlo cada semana y ponerlo en tu agenda. Es el paso más importante para llevar a cabo con éxito este método. Al principio te llevará más tiempo, pero en pocas semanas lo podrás hacer en 30 minutos. Es muy sencillo de llevar a cabo, sólo necesitas una libreta (siempre la misma, para poder hacer seguimiento) y seguir estos 5 pasos:

1. Visualiza tus grandes objetivos a largo plazo

Si no eres de las personas que se marca objetivos anuales y a largo plazo, descubre aquí porqué deberías hacerlo. También puedes descargarte gratis el pequeño cuaderno de trabajo que preparamos para ayudarte a pasar a la acción.

Si ya has definido tus objetivos a medio/largo plazo, este es el momento de pensar en ellos y visualizarlos. En mi caso, reviso brevemente el cuaderno de trabajo (las páginas 2 y 9 donde se resumen mis objetivos). Es una forma de no perder nunca de vista tus objetivo globales y de asegurar que tus acciones diarias y semanales te acercan a ellos. No hace falta escribir nada, sólo se trata de repasarlos y ser consciente de ellos. Dedicación: 2-5 minutos aprox.

2. Celebra los éxitos de la semana anterior y lo que has aprendido

Revisa la semana pasada y escribe una lista de, al menos, 5 éxitos o cosas positivas. Pueden ser cosas pequeñas o grandes, lo importante es ser consciente de ellas y celebrar que hemos sido capaces. Escribe otra lista con las enseñanzas de la semana anterior (de 1 a 3), ya sean sacadas de experiencias positivas o negativas, la enseñanza que obtienes siempre es positiva. Dedicación: 5-10 minutos aprox.

3. Analiza el porqué de lo que no has conseguido

Revisa los objetivos de la semana anterior y analiza porqué no los has logrado y qué puedes hacer diferente para conseguirlos esta vez. La clave es ser sincero con uno mismo, si no lo has conseguido porque te has dedicado a mirar FB toda la mañana, escríbelo, esto te ayudará a ser consciente de ello.Dedicación: 5 minutos aprox.

4. Define los objetivos clave de la semana y calendarizalos

Una vez hemos repasado la semana previa, es el momento de trabajar en la siguiente definiendo los objetivos clave de la semana. Céntrate en lo importante, y no en lo urgente, para hacer tu lista. Ten en cuenta todas las áreas de tu vida, no sólo el trabajo o las obligaciones. El número de objetivos clave semanales puede variar mucho dependiendo de lo ambicioso que sea cada objetivo, pero procura ser realista y no ponerte más de lo que puedes abarcar. En mi caso, tengo tendencia a ser excesivamente optimista al definir la cantidad de cosas que podré hacer o el tiempo que me llevarán, así que intento tenerlo en cuenta al planificar la semana.Una vez que los has definido, anótalos en tu agenda o calendario. Esta es la diferencia principal con la típica lista de tareas que solemos hacer: va un paso más allá al definir un día y hora concretas para llevarlo a cabo y marca una duración determinada. Dedicación: 10-15 minutos aprox.

5. Planifica las pequeñas tareas

Ahora sí, lista el resto de tareas que tienes que hacer: lo urgente, lo inevitable, las pequeñas cosas, recados… Y pásalos a la agenda también, dándoles un día y hora determinados.

Como véis el método es muy sencillo, nada nuevo en realidad, pero el hecho de dedicar un tiempo a la planificación cada semana y agendar todas las tareas, puede marcar la diferencia entre conseguir tus objetivos semanales o seguir con una lista de tareas que crece y crece cada semana.

Share the love

¿Te ha gustado? iAyúdanos a compartirlo!

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo: