Qué es la Biodanza y porqué deberías probarla

614 Visualizaciones |  Like
Qué es la biodanza

Para entender qué es la biodanza y cuáles son sus beneficios para la salud, entrevistamos a Alba Alvarez, facilitadora de biodanza SRT (Sistema Rolando Toro) y psicoterapeuta gestalt, licenciada en Psicología clínica en la UAB. Actualmente Alba es la presidenta de la Asociación Cuida la vida, donde desarrolla proyectos de biodanza clínica y social, y es colaboradora de Espai Essentia y de Biodanza amb Gràcia.

¿Qué es la biodanza?
La biodanza es un proceso vivencial que nos invita, a través de la música, el movimiento, el canto, las emociones y el grupo, a la experiencia intensa del ‘Aquí y Ahora’, y al encuentro auténtico de uno mismo, del ‘Otro’ y de ‘Todo’ lo que nos rodea. Al encuentro con la Vida en mayúsculas. Es la danza de la vida, entendiendo la danza como un movimiento existencial, y para ello, no hay que saber bailar.

¿Cuáles son los orígenes de la biodanza?
La biodanza fue creada en chile en los años sesenta por Rolando Toro Araneda. Rolando era un hombre apasionado, un poeta, un antropólogo y educador. Un revolucionario que quiso ofrecer un sistema humanizador de integración del pensamiento-emoción-acción, que nos permitiera caminar hacia una vida saludable, hacia una comunicación afectiva, una mirada inclusiva y empática, desde la alegría y el placer de vivir, entendiendo la felicidad como un valor social.

¿En qué consiste una sesión de biodanza?
Una sesión de biodanza dura unas 2 horas, y se practica semanalmente. La propuesta de la biodanza es de proceso, como muchas otras disciplinas. Podemos hacer una clase de yoga y disfrutar de sus beneficios, pero la propuesta transformadora es a través de la progresividad en el proceso.

Podemos hacer una clase de yoga y disfrutar de sus beneficios, pero la propuesta transformadora es a través de la progresividad en el proceso.

En la primera parte, nos sentamos en círculo. El círculo es la forma geométrica por excelencia de la biodanza. En el círculo todos estamos presentes por igual y ocupando nuestro lugar con nuestra singularidad personal. En esta primera parte, se comparte verbalmente, ¿Cómo estamos?, ¿Qué vivencia-experiencia-ejercicio de la semana anterior fue importante? Cada participante comparte lo que desea compartir, ofrecer al grupo, autorregulandose en el compartir.

Tras esa primera parte, en que compartimos desde lo verbal, en la segunda parte pasamos a ser palabra, con nuestro movimiento, con nuestra danza, con nuestros gestos y mirada. Durante esta segunda parte, el facilitador@, da propuestas de movimiento con una música determinada para movernos a solas, en pareja o en grupo. Siempre con este propósito de facilitar el encuentro con nosotros mismos, con el Otro y con el Todo, ese todo que nos rodea y del que formamos parte.

Todas las propuestas parten de un movimiento integrador, generador de bienestar, y se acompañan de un movimiento existencial. Nuestra manera de movernos es nuestra manera de estar en la vida. Podemos proponer un caminar con el ritmo de la música. Un caminar en el cual se avanza con la pierna derecha y el brazo izquierdo en alternanza. Un caminar que en que todas las partes de nuestro cuerpo cooperan en sinergismo para avanzar. O podemos proponer un caminar a dos, por ejemplo, y ya no se trata del ritmo de uno, ni del ritmo del otro. Sino de un ritmo que se crea conjuntamente. Un ritmo único que me permite caminar con el otro.

Empezamos con propuestas de movimiento con músicas rítmicas in crescendo que nos invitan a estar presentes, vivos, creativos, al encuentro con el otro y el grupo desde la espontaneidad y autenticidad. Y luego, progresivamente, las propuestas de movimiento nos invitan a movimientos más fluidos, delicados, con músicas más melódicas, y el movimiento se hace más lento, favoreciendo la integración, la armonización. Para finalizar de nuevo con una rueda en movimiento en la que se promueve de nuevo la activación. Esta es la llamada curva metodológica de la biodanza.

¿Cuáles son los beneficios de realizarla?

La biodanza es un reforzador de nuestra identidad, que mejora la autoestima y la autoimagen, promueve la vitalidad y la creatividad

Los beneficios son profundamente personales dependiendo del momento de la persona y su mismo proceso. La experiencia nos invita a afirmar que la biodanza es un reforzador de nuestra identidad, que mejora la autoestima y la autoimagen, promueve la vitalidad y la creatividad, la integración entre el sentir-pensar y actuar, estimula la empatía, la comunicación afectiva, nuestra capacidad de sentir placer, la escucha de uno mismo y del Otro, la capacidad de expresarnos, de ser auténticos, aumenta la satisfacción con lo que somos, reaprendemos a poner límites de una manera afectiva, estimula nuestro instinto para la vida, nuestro instinto de cooperación, el trabajo en equipo.

¿Quién puede practicarla?

La biodanza es practicable por todas las personas. Desde bebés junto a sus madres, a niños y adolescentes a ancianos de 80 años, y con ello las propuestas varían siempre adaptándose al grupo.

Si quiero probarla, ¿qué tengo que hacer?

Lo mejor es solicitar una clase de prueba y experimentar por ti mismo esta actividad grupal enfocada a la expresión saludable de la persona a través de la música, el movimiento, el canto y las emociones. Es importante sentirse libre dentro del grupo y encontrar tu espacio, la mayoría de centros como Espai Essentia ofrecen la posibilidad de probar una sesión de manera gratuita.

Si te animas a hacer una clase de prueba gratuita, no dudes en explicarnos cómo te ha ido!

Share the love

¿Te ha gustado? iAyúdanos a compartirlo!

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada.

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo: