El suelo pélvico es el encargado de mantener en una posición correcta el útero, la vagina y el recto. Aunque es una zona del cuerpo a la que no se suele prestar demasiada atención, lo cierto es que llega a cobrar mucho protagonismo en dos momentos cruciales de la vida: el embarazo y la madurez. Son momentos en los que empieza a preocupar la aparición de las pérdidas de orina y el deterioro de esta parte tan importante del cuerpo de la mujer.

Si no quieres que estas etapas de la vida te pillen con los deberes sin hacer o estás pensando en quedarte embarazada, este puede ser un gran momento para aprender a ejercitar tu suelo pélvico.

Ejercitar el suelo pélvico

Ejercitarlo suele ser parte de la recuperación después del parto, también es perfecto como método preventivo y para una buena salud en general. Esta parte del cuerpo se puede ejercitar con la ayuda de bolas chinas o haciendo determinados ejercicios de manera regular. A continuación, te mostraremos 5 ejercicios para que puedas empezar a practicar hoy mismo.

1. El ejercicio básico

Para hacer el ejercicio básico de entrenamiento del suelo pélvico debes mantener los músculos relajados en la medida de lo posible. Se trata de expulsar aire por la boca lentamente mientras se aprieta con fuerza, como si estuvieras conteniendo las ganas de ir al baño. Es un ejercicio muy corto de unos 10 segundos de duración, y se aconseja realizarlo un total de unas 45 veces al día.

2. El ejercicio de Kegel lento

woman-1979258_1280

Los ejercicios de Kegel se basan en la contracción y relajación de los músculos encargados de controlar la orina y, para realizarlos, se aconseja utilizar unas bolas chinas, que sirven de gran ayuda. Podrás adquirir este producto cómodamente a través de internet y encontrar una gran variedad aquí para empezar a practicar en cuestión de días. La versión lenta del ejercicio de Kegel consiste en contraer los músculos del suelo pélvico durante 5 segundos y relajarlos durante otros 5 segundos.

3. El de Kegel rápido

Si quieres realizar el ejercicio de Kegel rápido solo tendrás que acelerar un poco más el proceso anterior. Se trata de efectuar las mismas contracciones mencionadas en estos músculos que controlan la orina, en este caso sin hacer pausas y con una mayor rapidez.

4. El ejercicio de Kegel ascensor

¿Recuerdas que el suelo pélvico está formado por tres músculos principales? Se trata de un anillo que rodea la vagina, otro que rodea el ano y un tercero que rodea la uretra. Pues bien, para el ascensor tendrás que contraer todos estos músculos en tiempos simultáneos y con ello reforzarás eficazmente el suelo pélvico.

5. El de Kegel onda

Este ejercicio para el suelo pélvico ya se explica con su propio nombre, ya que se trata de hacer una onda imaginaria con los músculos que lo conforman. Esto significa que tendrás que apretar y relajar primero el anillo que rodea la uretra, después el anillo que rodea la vagina y por último el que rodea el ano.

Como vemos, hay muchas maneras de fortalecer el suelo pélvico y son realmente eficaces. ¡Empieza a practicar hoy mismo y notarás la diferencia!

women-1621276_1280

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo:

  • Al continuar utilizando este sitio, acepto el uso de cookies. Más información

    Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar