Por Silvia Edo, Óptica Optometrista y miembro de la ACOTV, Asociación Catalana de Optometria y Terapia Visual

Según diversos estudios relacionados con los niños diagnosticados de TDAH, los 3 signos primarios que aparecen generalmente en la etapa escolar y persisten durante la adolescencia y la edad adulta son:

  1. Déficit de atención
  2. Impulsividad
  3. Hiperactividad

Nos centraremos en las conductas observadas en niños con déficit de atención:

  • Tienen dificultades para mantener la atención durante un periodo de tiempo prolongado
  • No prestan atención en los detalles
  • Presentan dificultades para finalizar tareas
  • Les cuesta escuchar, seguir órdenes y actividades
  • Suelen perder u olvidar objetos
  • Se distraen con facilidad
  • No terminan lo que empiezan
  • Evitan las actividades que requieren un nivel de atención sostenido
  • Cambian frecuentemente de conversación
  • Presentan dificultades para seguir normas o los detalles de los juegos

La mayoría son signos que los ópticos optometristas especializados en visión binocular y terapia visual observamos en nuestra práctica clínica cuando detectamos problemas visuales tales como la insuficiencia de convergencia (dificultad para coordinar los dos ojos en distancia cercana) y la motricidad ocular ineficaz.

Problemas visuales asociados al TDA -TDAH

El aprendizaje de la lectura está relacionado con poder mantener la atención visual sostenida en el tiempo sin fatigarnos. Por este motivo necesitamos tener:

  • Visión clara en todas las distancias
  • Que la motilidad ocular implicada en los movimientos oculomotores de seguimiento y sacádicos (los saltos que hacen los ojos cuando al leer pasas de una palabra a otra) sea suave, precisa, extensa y completa.
  • Que los 2 ojos trabajen de forma coordinada
visuales

Tanto en la insuficiencia de convergencia como en la motilidad ocular ineficaz, la tonicidad de los músculos oculomotores se ve afectada. La dificultad de mantener la vista fijada con eficacia y sin sobreesfuerzo puede ocasionar que:

  • Pierdan la línea al leer o utilicen el dedo para seguirla
  • Confundan o inviertan letras
  • Eviten hacer tareas o hacerlas rápido para acabar antes
  • Adopten malas posturas o se distraigan con facilidad
  • Les cueste fijarse en los detalles de las cosas
  • Tengan dificultad para trabajar con pulcritud

Hay que tener en cuenta que el 85% de la información que procesa el cerebro para coordinar el movimiento, el pensamiento, la planificación y el aprendizaje le llega a través de los sentidos de la vista y el oído. Hay que descartar que un mal comportamiento y un aprendizaje lento tengan que ver con un inadecuado funcionamiento de los sentidos de la vista y el oído. Es importante detectar esta sintomatología y hacer un diagnóstico optométrico para valorar las diferentes habilidades visuales implicadas en la atención visual y la coordinación ojo-mano.

La intervención, mediante terapia visual por parte del óptico optometrista, coordinada con los profesionales que diagnostican y tratan a los niños con TDAH, ayuda a mejorar su atención. Sin duda, la evolución es muy favorable y cumple el propósito y objetivos planificados por los psicólogos, pedagogos, psiquiatras y neuropediatras que trabajan con estos niños y sus familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo:

  • Al continuar utilizando este sitio, acepto el uso de cookies. Más información

    Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar