protectores solares

Por Alaitz Anabitarte | Ya sea paseando por el parque o tumbado en una playa, cuando una persona se encuentra al aire libre está expuesta a los dañinos rayos UV del sol. Si bien un poco de exposición al sol es bueno para el organismo, proporciona vitamina D y aumenta los niveles de serotonina, una prolongada exposición sin protección puede causar ardor y dañar el organismo. Si bien, a la hora de proteger la piel no todos los protectores solares son iguales. Actualmente se dividen en dos grandes categorías: protectores solares minerales y protectores solares químicos.

¿Qué son los filtros minerales?

Los filtros minerales están hechos con polvos naturales ultrafinos: óxido de zinc y dióxido de titanio. Cuando se aplican sobre la piel, estos polvos forman una película protectora que reflejan los rayos UV como si se tratase de un espejo.

Sin embargo, los filtros solares químicos tradicionales están creados con moléculas sintéticas que son absorbidas por la piel y transforman la radiación UV en calor.

Estos compuestos sintéticos se han puesto en entredicho durante los últimos años, ya que se ha visto que se pueden encontrarse en altos niveles tanto en la leche materna como en la sangre.

protectores solares

Además, también se ha observado que estos ingredientes podrían interferir en el sistema endocrino alterando el funcionamiento normal de las hormonas.

Los efectos de los filtros químicos en el organismo

Los filtros UV químicos se utilizan en grandes cantidades en muchos productos cotidianos, no solo en protectores solares, sino también en cosméticos, productos de cuidado personal, hogar y envases de alimentos.

Los filtros químicos como la oxibenzona han sido relacionados con la disminución en la fertilidad masculina. Algunas observaciones indican que los hombres con concentraciones más altas de filtros UV químicos tenían un 30% menos de posibilidades de concebir en cada ciclo menstrual.

Además, existen evidencias que sugieren que algunos filtros químicos interfieren en la calidad de los espermatozoides reduciendo así la fertilidad.

Sin embargo, los filtros químicos no solo han sido relacionados con la fertilidad masculina, también se han vinculado con la endometriosis.

La endometriosis es una enfermedad ginecológica dependiente de estrógenos con implicaciones duraderas para la fertilidad, la salud somática y la calidad de vida en general de muchas mujeres. Altos niveles de filtros químicos en el organismo, también se ha conectado con un empeoramiento de la afección.

Asimismo, también se ha detectado oxibenzona y otros cuatro filtros de protección solar en la leche materna en mujeres, lo que indica que el feto en desarrollo y los recién nacidos, también pueden estar expuestos a estas sustancias.

Además, se ha visto que las mujeres que contaban con altos niveles de oxibenzona durante el embarazo, han tenido algunas complicaciones en el parto:

  • La duración del embarazo en mujeres que gestaban fetos masculinos era más corta.
  • El peso de los recién nacidos masculinos era mayor de lo habitual.
  • En caso de recién nacidas femeninas, el peso era inferior de lo acostumbrado.

Efectos de los filtros químicos en el medio ambiente

Cada día contamos con más información que confirman los efectos negativos que los filtros químicos pueden producir no solo en el ser humano, sino también al ecosistema.

Los filtros químicos que se encuentran en los protectores solares son contaminantes que están emergiendo como una creciente amenaza tóxica para los arrecifes.

Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más productivos y biológicamente diversos del mundo, desempeñando muchas funciones ecológicas importantes y apoyando una variedad de especies de peces, invertebrados y algas.

Debido a ingredientes sintéticos en los protectores solares estos arrecifes están perdiendo su color y muriéndose lentamente, generando un gran desequilibrio.

En este aspecto, el estado de Hawái ha prohibido recientemente la venta de protectores solares que contienen oxibenzona y octinoxato, dos sustancias químicas que se ha documentado que son dañinas para los ecosistemas de arrecifes de coral.

Cada día somos más conscientes de los productos que adquirimos y los efectos que pueden llegar a tener no solo en nuestro organismo, también en el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo:

  • Al continuar utilizando este sitio, acepto el uso de cookies. Más información

    Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar