casa de madera

Especialmente en invierno, debemos pensar en la salud de nuestro hogar porque repercute directamente en nosotros y en el medio ambiente. De manera que, si piensas en adquirir una casa de madera, es lógico que te preguntes si conviene o no aislarla de los factores externos como el frío y el calor. Te explicamos cuándo y cómo es conveniente aislar una vivienda de estas características.

La madera, por sus particularidades, retiene bien el calor y tiende a proporcionar un microclima interior favorable. Sin embargo, existen casos en los que las propiedades aislantes del material no son suficientes, por lo que el aislamiento de la casa se convierte en una necesidad.

A la hora de definir si una casa de madera debe ser aislada o no, estas claves te ayudarán a tomar la mejor decisión:

  • Si planeas usarla durante todo el año, incluso en los meses fríos, debes valorarlo, porque muchas casas de madera están pensadas sólo para los meses cálidos y no necesitan ser aisladas.
  • En el caso de que almacenes objetos de valor, evitar los cambios de temperatura podrá ayudarte a conservarlos.
  • Si la madera no es lo suficientemente gruesa, esto se puede hablar con tu proveedor que te recomendará lo que debes hacer, dependiendo del clima y la calidad de la madera.
  • A la hora de vender tu casa de madera, puede que prefieras que esté debidamente aislada para aumentar su valor.
  • Si quieres recibir visitas, será un espacio confortable a la hora de recibir invitados.
  • Si vives en una zona fría o eres sensible al frío, entonces la mejor opción será aislar la casa.
casa de madera

¿Cómo aislar una casa de madera?

Las paredes constituyen aproximadamente el 20% de la pérdida de calor en una casa de madera, por lo que aislar las paredes del exterior es una gran idea para acumular y retener el calor. Lo que buscamos es mejorar el rendimiento de la casa y, para ello, el uso de aislantes sobre una estructura de madera será suficiente para limitar la entrada de aire frío en invierno. Además, hacerlo también mejorará el rendimiento acústico y la temperatura ambiente en verano.

Existen muchísimas maneras de aislar una casa de madera, pero la más común y popular es hacerlo con espuma de poliéster. Al aislar una casa de esta manera simple, se unen paneles especiales de poliéster directamente a la madera. Aunque este método puede resultar muy sencillo y está ganando gran popularidad, los expertos indican que no es un método que asegure la máxima calidad de aislamiento.

El poliuretano, por su parte, tiene una calidad excepcional y es muy solicitado para el aislamiento del hogar. Se le conoce por su alta elasticidad, que le confiere grandes propiedades aislantes. Sin embargo, la lana mineral podría ser todavía un mejor método de aislamiento. Para usarla, se requerirá agregar una película de polietileno para ayudar a absorber cualquier vapor de agua.

No importa el método que escojas, siempre deberás prestar atención, tanto a los coeficientes de transferencia de calor como a la resistencia térmica. Éstos establecerán un criterio que te permitirá hacer una evaluación del aislamiento térmico y de la cantidad de calor que se está perdiendo. Prestando atención a estos detalles, podrás entender si es preferible aislar o no tu casa de madera.

casa de madera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • EMPIEZA YA A COMER SANO

    ‘Comer sano sin excusas: Un plan sencillo en 5 pasos’

    Suscríbete y recibe nuestra guía de regalo:

  • Al continuar utilizando este sitio, acepto el uso de cookies. Más información

    Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar